¿Por qué contar las historias de tu marca de moda te
hará vender más?

El storytelling es una herramienta que utiliza el poder de las palabras para mover las emociones en los clientes y crear profundas conexiones
con ellos.
Además, te ayuda a mostrar el valor de tus productos para que las personas entiendan por qué cuestan lo que cuestan y quieran
pagar sin objeciones.

Por Juliana Villegas Arias, storyteller de moda y copywriter certificada
@julianavillegasa

Todas las marcas tienen historias.
Este no es un privilegio de los escritores, los periodistas o los literatos.

Cada técnica, cada construcción, cada inspiración es una oportunidad para que tus clientes se enamoren de lo que haces y entiendan
el trabajo que hay detrás. Que tú lo tengas claro no significa que ellos lo sepan y mucho menos que lo valoren.

En moda, por lo general, el proceso es más importante que el resultado.
Es justo ahí donde encuentras la clave para enganchar a esas personas que quieres que conozcan tu marca, se enamoren de ella y,
sobre todo, te compren.

Pero tienes que contarlo.

Para eso está el storytelling, que no es más que el arte de contar historias.

Ahora bien, el arte está en que la historia sea realmente efectiva, y para lograrlo, necesitas involucrar a tu cliente; es decir, convertirlo(a)
en protagonista. ¿Y cómo lo haces? Poniéndote en sus zapatos.

Eso lo consigues, si conoces muy bien cuáles son sus problemas, sus frustraciones y sus deseos, porque de esta manera sabrás qué
decirle para que te preste atención.

Por ejemplo, si tienes una marca de ropa para mujeres de talla grande (de 14 en adelante) que están entre los 35 y los 55 años, antes de
contarle quién eres para que te conozca, debes entender por cuáles situaciones pasa para que decida elegirte a ti y no busque otra opción.

Digamos que el problema de esta mujer es que odia ir a los centros comerciales a comprar ropa, porque nunca encuentra lo que necesita
y cuando lo hace no hay en su talla. Esto le genera una gran frustración, pues siente que el mercado no la quiere, que su cuerpo no está bien y que le toca elegir lo poco que le ofrecen, así no le guste.

¿Cómo arrancas una historia para convencerla de que tu marca es lo que busca? Contando ese dolor y yendo hasta el fondo de la herida
para que pueda recrear en su mente la situación. Esto hará que la persona se sienta identificada con lo que dices y que se dé
cuenta de que tú la entiendes, que sabes por lo que está pasando.

Luego, le presentas tu solución. Eso que hará que cambie su vida.

Para seguir con el ejemplo, le cuentas a esa mujer que tu marca no solo tiene tallas de la 12 hasta la 5XL, sino que, además, tiene prendas
para vestirla en diferentes ocasiones, desde el momento de ir a la cama hasta una fiesta de matrimonio, con siluetas que acogen las
tendencias internacionales y materiales de óptima calidad, porque se merece lo mejor.

Y que si no encuentra lo que busca, se lo haces a la medida.

Finalmente, cierras la historia diciéndole cómo es su vida cuando no tiene que preocuparse por buscar ese vestido que la hará ver como
una diosa o el traje perfecto para ir con estilo a la oficina.
Y terminas con una llamada a la acción.

¿Y qué es eso? Le dices qué quieres que haga luego de recibir
toda esta información:

* Que visite tu tienda online.
* Que vaya a la boutique más cercana.
* Que te contacte por WhatsApp.
* Que te siga en redes sociales.

¿Cuál es el objetivo de esa historia? Debes tenerlo claro desde el comienzo para que busques el camino ideal que llevará a tu cliente
hasta el final.

Acá te dejo un ejemplo real para que puedas hacerte una idea de
cómo crear tu propia historia:

https://esmodasostenible.org/sobre-amse/

También te dejo unos tips que debes tener presentes a la hora de crearla para que te ayude a vender más:

Una historia:
* Narra un cambio. El paso de un punto A, a un punto B.
* Genera empatía con el espectador.
* Transmite una sola gran idea
* Es concreta, sencilla y clara.
* Debe sorprender de principio a fin.
* Crea imágenes mentales.
* Tiene un lenguaje evocador y palabras sensoriales.
* Le habla directamente al cliente.
* Se sitúa en el ahora.

Y, sobre todo, puedes contarla a través de cualquier canal en el que tengas un contacto directo con tu cliente: redes sociales,
página web, e-mail, WhatsApp, catálogos e incluso en los empaques y en las tiendas físicas.

Todo punto de encuentro con quien te compra es una oportunidad para contarle qué te hace única como marca: los procesos, las técnicas,
los materiales, las personas, los estampados, las causas que apoyas, la construcción, la manera de usarse, en fin… El límite lo pones tú.

4.5 2 votos
Calificación
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios