Un nuevo año, una nueva energía. ¡Crea tu marca!

¡Es el momento! Es increíble cómo, cuándo se acerca un cambio de año, empezamos a sentir que el cambio llega también para nosotros y nos imaginamos todo lo nuevo que podríamos recibir, la esperanza aflora en nosotros, la idea de recibir cosas nuevas nos entusiasma y expande nuestros sueños, y ese momento es casi único y reservado para las temporadas de fin de año, es un momento mágico que nos permite sentir que todo es posible y vivimos una especie de “lucidez energética temporal” que debemos aprovechar para que nuestra energía personal se expanda en ideas, posibilidades y nuevos proyectos de vida y profesionales.
Si vemos esta energía de cambio desde algunas otras filosofías como las orientales, podemos ver el tiempo y el espacio de forma diferente y con un carácter energético muy especial. Desde el calendario lunar chino por ejemplo, calendario “lunisolar” que les da carácter energético a los años, los meses, los días y las horas, que inicia con la primera luna nueva de primavera y se mueve diferente a nuestro calendario gregoriano; el cambio de año se dará en el 10 de febrero de 2024 y llega con la potencia y la expansión del dragón de madera, el rey del agua y el viento, energía que regirá por todo el año y que según su simbología traerá crecimiento, poder, acción y buena fortuna.
De acuerdo a lo anterior, y permitiéndonos ver el cambio de año que se avecina desde la óptica energética que ofrece este calendario, parecen perfectas las condiciones para soñar, ser optimistas y planear muchas cosas, por lo tanto … ¿Por qué no aprovechar este momento colmado de potencia para darle impulso a nuestros proyectos y planes?.

¡Ahora sí entramos en materia!, si en nuestros planes está la idea de crear una marca, este podría ser el momento perfecto para pensar en ella, idearla y soñarla: tenemos el impulso colectivo de un nuevo año que nos trae la ilusión de un cambio, de renovación y oportunidades nuevas, y la potencia de una energía noble y en expansión representada por el dragón de madera para el año 2024,
según el calendario chino, que en una simbiosis particular se conjugan para motivarnos y ofrecernos cambios inteligentes y estratégicos.
Es así como, crear una marca empieza en nosotros, en la mágica expectativa de las nuevas posibilidades, siempre he pensado que el primer paso para traer esa intención a la realidad es sencillo y fácil: darle el nombre a nuestro sueño, algo así como identificarlo puntualmente, nombrarlo y así tendrá un lugar real en nuestra vida, poco a poco ese “sueño con nombre”, que en principio
tendrá carácter energético, se podrá ir haciendo realidad por que estará motivado y “provocado” por nuestra poderosa intención.
Y es aquí donde entra otro componente muy interesante que considera un saber ancestral maravilloso que tiene que ver con los números y la numerología de los nombres.

La numerología es una técnica muy efectiva para reconocer la vibración energética de los nombres y que analiza en detalle la vibración de las letras que lo componen.

“Pitágoras de Samos fue el padre conceptual de los números; contribuyó al avance de la matemática, la geometría y la aritmética,
y conoció los dos lados de los números: las matemáticas y la numerología.
Al ser filósofo y matemático se permitió ver los números como fuerzas vivas” (Los 5 permisos, tu mágica abundancia, Vergara, p. 136).

Y un ejemplo que me encanta, donde la numerología estuvo presente, lo tenemos a través de esta marca maravillosa Velasco de Gayo:

“Al inspiramos en la patriota boyacense «Juana Velasco de Gallo»,
buscamos crear un branding con una connotación femenina, fuerte y cultural.
También queríamos que transmitiera poder y éxito.
En el proceso conocimos filosofías que nos guiaron en la creación del nombre y que nos mostraban opciones diferentes cargadas de misticismo y energía especial.
Fue así como a través de la numerología de los nombres entendimos que podíamos lograr que nuestra marca vibrará en éxito, y que, además conectará, identificará y empoderará a las mujeres.
Así nació Velasco de Gayo, modificamos la palabra «Gallo»
cambiando la letra «LL» por «Y», para lograr que la suma de sus letras nos diera el número 8, que simboliza éxito y triunfo natural.
Además, el «YO» final, nos daba algo que nos apasiona:
representa el amor propio que tienen las mujeres que se mueven en el aquí y el ahora “.

Esta poderosa historia que Paula nos cuenta de su marca nos invita a creer, a creer desde alma, a creer que la magia del universo se manifiesta de muchas formas y en todo momento, y que el contar con herramientas ancestrales, como en este caso la numerología, puede hacer la diferencia cuando tengamos la idea de un proyecto y/o crear una marca.
Cuando hay conexión a este nivel, los obstáculos que se puedan presentar ya no nos asustan y no se siente lejana la posibilidad de hacer realidad un proyecto, y al final el primer paso está a nuestro alcance y necesita solo de nuestro impulso o “start” …
¡entonces pongámosle nombre a nuestra idea!

En mi oficio de asesorar nombres para empresas y marcas siempre dejo presente que en numerología existen nueve números, cada uno con una cualidad única que vibra con un poder energético inmenso e ilimitado, nueve posibilidades en que un nombre puede vibrar, de ese
grupo tres números son relevantes en el momento de decidir un nombre:

– El número 1 “El Líder”, empresa de carácter pionero e iniciadoras de nuevas acciones.
– El número 8 “El exitoso”, empresa triunfadora que se caracteriza por sus logros en los negocios.
– El número 4 “El constructor”, empresa dispuesta a afrontar grandes desafíos y a ser constante en su trabajo para ver finalmente los
resultados.

Nuestra marca puede vibrar en cualquiera de esos nueve números, sin embargo, siempre recomiendo que el nombre de una marca comercial vibre en 8 o 1, son números de gran poder energético y vibracional y se asocian con el éxito comercial y financiero de una marca. Sugiero también que en lo posible se evite el numero 4 si nuestro objetivo como marca es ver un crecimiento contante,
ágil y sin obstáculos, ya que la energía sólida y resistente del número 4 lo hace un número lento y rígido.
Como vemos las posibilidades son infinitas cuando abrimos la mente.
Es así como tenemos un nuevo año, una nueva energía, nueva información, una marca con un nombre resultado de una mente abierta, saberes ancestrales a nuestra disposición y la posibilidad de traer a la realidad esa marca que hemos soñado.
¡La decisión está en ti, decide entonces como quieres que vibre energéticamente tu marca!

Y si quieres saber más sobre la numerología de los nombres
te invito a descargar la app BeFengShuiContigo.

5 2 votos
Calificación
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios